La Segunda

La Segunda

Llegará un tiempo y no volveremos a ser
Amalgama
No volveremos a ser conglomerado
De galaxias
Cardumen de estrellas
Carrusel de planetas
No volveremos a ser su ceniza
Escoria de nucleosíntesis
Corona de la creación
No volveremos a ser especie
Naciones o tribus o clanes
Cómplices
No volveremos a ser contubernio
Horda de niños en el patio
Muchedumbre de solitarios
Amantes
No volveremos a ser seres llenos
De órganos y preocupaciones
Humores
Cien billones de sinapsis trémulas
No volveremos a ser blastocisto
Que medra en el vientre
Calor de hembra y macho
Ni células
Membranas, citoplasmas, mitocondrias
Ni átomos
Grumos de partículas coercidas
No volveremos a ser unión
Pluralidad entrelazada
Nosotros
Tú y yo
Llegará un tiempo y solo será
Tibieza
Y distancia insalvable.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Eslabones

Eslabones

I
¿Y dónde la mano
Que blandió la pluma
Que escribió el mensaje
Que llevó la idea
Que incendió la hoguera
Que abrasó la tierra?

II
Y si hubiese Ifigenia decidido
Rebelarse, huir de la insidiosa
Daga sacrificial, de la venganza
Injusta de la diosa – agraviada:
Mil naves derrotadas por la calma
Las muertes de los héroes prorrogadas
Aquiles y Patroclo, Héctor, libres
Y sus leyendas muertas en el vientre
Del destino. Perdidas las audacias
Que inspiraran en guerras de otros días
Perdidas las ciudades que salvaran:
¿La acrópolis de Atenas dedicada
A Mitra? Ni Odiseo ni Eneas
Habrían hecho sus viajes tras la guerra
Y Roma no se habría erguido nunca
Y acaso aún siguiera en pie Cartago
Homero ciego y mudo: no tendríamos
Hoy, ni Las Soledades ni el Ulysses
Tal vez tampoco endecasílabos.

III
Si es el caso, como algunos piensan
Que cada desenlace posible
Del encuentro
De dos partículas
Engendra y gesta
Un universo
Un universo para todas
Y cada una
De las posibles combinaciones de desenlaces
Posibles
De los encuentros
De todos los pares de partículas
Y el cosmos es
Substancia viscosa y efervescente
Una espuma creciente
Aglutinación de esferas
Aisladas –cada una preñada de vida—
Como la hueva de un sapo vastísimo
Salido de una cosmogonía anfibia,
Si es así
Entonces existe al menos otro universo
Indistinguible
En donde todo es como en este
En donde todo está en los mismos lugares
Y en los mismos tiempos
Y las cosas que suceden son idénticas
Pero en ese universo no existen
Voluntad ni intención
Allí las cosas suceden solamente
Por necesidad causal
Porque las leyes físicas predican
Todos los eventos que allí ocurrirán
Desde el primer momento
Hasta el último (si lo hay)
Allí la bala sale impulsada
Por la explosión de la pólvora
Activada por el fulminante
Detonado por el golpe del martillo
Desatado por el gatillo
Del que tira un dedo
Al contraerse músculos y tendones
Y perfora piel, músculos, huesos y órganos
Y deja un cuerpo inerte
Sin que conciencia alguna
Haya ejercido voluntad
O intención
De participar en esa cadena causal
(que no comienza ni termina allí)

IV
En ese universo
El movimiento de una mano
Que acaricia
No significa algo diferente
Que un espasmo
Arbitrario.
Bocas idénticas a la tuya y la mía
Se besan sin saciar ansiedad
Cuerpos idénticos al tuyo y al mío
Se entrelazan sin posesión
Ni entrega
Y ni tú ni yo decidimos
Estar juntos.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Brausebad

Brausebad_s

Esto es algo dispuesto y diseñado
Esto es producto de una voluntad.
Esto no es un estadio donde puedes
Encerrar provisionalmente a miles
Ejecutar o mutilar a algunos
Mientras decides suertes y destinos
Quienes regresarán al pavor diario
De esperar la siguiente detención
Quienes desaparecerán y quienes
Irán a las prisiones para dar
Que hacer a los torturadores. Esto
No es un sótano reacondicionado
Para paliar un alza contingente
De demanda de cuerpos destrozados.
Esto tiene aspersores en el techo
Y ductos de ventilación, drenaje,
Toma de agua a presión para manguera
(Que facilita la limpieza higiénica
De restos y fluidos corporales)
Esto, es una cámara de gas.
Aquí se muere científicamente.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Difícil ver llover.

Un solo gramo de carbón activo
Encierra casi dos mil metros cuadrados
De superficie. En el interior
De un peñasco insignificante
Cabría el área de todo un mundo
Secreto.
La extensión de un continente
No se mide en estadios ni en leguas
Sino en días y minutos, vidas,
Las que toma a una caravana
Recorrerlo
Camellos, seda, y rumores de
Costa a costa. Así Creta
La del laberinto
Intraversable fue mayor
Que la misma Atlántida, perdida,
Como se pierden casi todas las
Palabras en el mundo.
Yo no soy explorador
Recorro los caminos sin mirar
Mucho hacia los lados
Esquivando
El sueño de otros, el idilio
Que acecha tras el próximo recodo
El ramal sombreado que se bifurca
Oliendo a polvo y hojas secas
Y al final, en lo alto, la cabaña
(bienaventurado albergue a cualquier hora)
El hogar de rescoldos perennes
Una mesa solida donde trabajar
Y comer lo justo
Y en las ventanas la vista
Del valle sumergido en el mar
De nubes y transparencia
Ajedrez de haces y sombras
Detrás, la montaña y la neblina
Bajando sobre el oleaje de los pinos.
Qué difícil es ver llover
Sin naufragar en la memoria
Que anega el ser
El repiqueteo sobre las hojas
Como las metralletas en la sierra
De los días gloriosos
El olor de la sangre de las piedras
El manoseo de la ropa empapada
Y la iridiscencia del mundo hecho líquido.
También algo que ya no recuerdo:
La sal de tu piel deslavándose hacia mis labios.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

La muerte de Mary Corleone

La muerte de Mary Corleone

Ese conocimiento—
De que ha sucedido algo
Terrible, irremediable
Insoportable
Que anega el cuerpo
Nos invade
Como el micelio pervasivo
De un hongo inconmensurable
Que ha colonizado un bosque
Penetrando todo espacio
Cada poro de las rocas
Los más minúsculos intersticios
De oscuridad entre terrones
Los capilares de los troncos
Hasta que bosque y hongo son uno
Inseparables
Y se instala acompañado
De la sensación de metal
Helado
Roma y aguda al mismo tiempo
Cargada de certeza
De que no volverá a dejarnos—
No podría ilustrarse nunca
Con palabras
Pero tal vez con los gritos proferidos
En algunas escenas
Sórdidas
De ciertas películas de terror
(Por lo demás irrelevantes)
Y sin duda
En la escena donde matan
A Mary Corleone.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Otra vereda

Otra vereda

¿Cuantos caminos quedan en el mundo
Que hayan sido caminos desde siempre,
Veredas que una vez andadas nunca
Han vuelto a sucumbir a la maleza?
Y si existiera solo uno, acaso
El primero que fue y lo anduviéramos
Una tras otra vez sin comprender
Nuestro desasosiego, ignorantes
De que repetimos el primer viaje
El único que pudo haber tenido
Sentido. ¿Y si nos lo revelaran?
-Mira allí esa alpargata rota, mira
Ese bastón quebrado, los primeros,
Y aquella piedra lisa, desgastada
Por un billón de pasos, y ese claro
Afortunado albergue en toda hora-.
¿Sabríamos descifrar su jeroglífico?
Que dice: no es mi meta tu destino
Son los hallazgos y la compañía.

Posted in Uncategorized | Leave a comment

Cirujano

Cirujano

“intellects vast and cool and unsympathetic”
H.G. Wells

Es una intervención que le piden mucho
En tiempos recientes
Costosa, larga y complicada
Pero no, como pudiera pensarse, porque
Concierna demasiado al cerebro, porque
Para extirpar la humanidad apenas
Hay que tocarlo,
Tan cocodrilo, tan sabandija y tiburón
Todo máquina de lidiar con el mundo.
En cambio hay que hurgar en todo el cuerpo
Sin destrozarlo
Exterminar sin dejar rastro
Las dendritas que nacen en el corazón.
Para él es motivo de algo
Parecido al orgullo (que su ética proscribe)
Saberse experto en distinguir
Los filamentos que hacen dedos
De nuestras garras
Capaces de pintar y modelar arcilla y matar
Arbitrariamente,
O aquellos que hacen que nuestra voz cante
Con palabras
Y diga,
Y esos otros que obligan
A nuestros ojos
A reconocernos
En otros, en el mundo.
Los sabe distinguir y erradicar
Sin mutilar los nervios, sin atrofiar
La bestia que va quedando purificada
Hebra por hebra
Hasta que el alma queda completamente aislada
Prisionera de un cuerpo
Inmaculadamente animal.
La operación es mínimamente invasiva
La cicatriz diminuta, indistinguible
De las que dejan los incontables
Accidentes de la infancia
El paciente, después de una breve convalecencia
Puede reintegrarse
A la vida normal
Su nueva condición indetectable
Mas que en el fulgor helado
Que aveces delata la mirada.

Posted in Uncategorized | Leave a comment